Ahora llevo creo que casi dos semanas sin escribir nada por aquí y es que me a ido bien para ver que las cosas están tranquilas, incluso a veces demasiado tranquilas, y eso ha hecho que sienta cierta apatía o cierta incomodidad porque no estoy acostumbrado a una vida absolutamente plana.

Es cierto que estoy en un momento muy creativo, que voy avanzando en proyectos e incluso que voy avanzado en mi aspecto social, pero aún no ha llegado un momento de una nueva «diversión», de momentos de vértigo, de disfrutar fuerte…

Ya sé que mucha gente puede pensar, mejor momentos planos que buenos y malos y no se, es muy aburrido. También podríamos decir que hay que disfrutar de las pequeñas cosas y del camino que estamos recorriendo y cierto, pero al final todo va mucho más allá.

Lograr pequeños éxitos, sentirte querido y amado…y mil cosas más, que hacen que se muevan emociones y sentimientos estancados, y que hacen que nos movamos y disfrutamos del día a día…

Y eso llegará, llegará…seguro…pero lo echo de menos la verdad. Me estoy preparando y estoy trabajando para conseguirlo, para que lleguen esos momentos y también es verdad que el hecho de no tener momentos de mucho bajón también me ayuda a mantener una cierta paz mental.

Pero bueno, al final la vida sabe jugar las cartas y todos tenemos un Ikigai, y hasta que uno no se ponga las pilas y se mueva hacia su misión, pues la vida le empujará para que lo acabe haciendo. Y es verdad que quizás hay gente que no tenga una misión clara o especifica, pero hay gente que si, y es esa gente la que es la vida la que el empuja si o si a que haga su camino porque seguramente son personas que pueden cambiar cosas e inspirar a otras personas.

Que tengáis una feliz semana y que estas navidades tengáis momentos bonitos

Categorizado en: